La odontología está entrando en una nueva era con nuevos enfoques terapéuticos, terapia celular, ingeniería de tejidos y medicina regenerativa, ampliando las posibilidades de rehabilitación oral.

En el campo de la medicina regenerativa, las células madre, por sus características de auto renovación, expansión y diferenciación, han demostrado ser una importante alternativa para el tratamiento de patologías y alteraciones en los dientes y estructuras periodontales.

La regeneración de tejidos implica la sustitución de las celulas afectadas con células idénticas que pueden generarse a través de la estimulación de las células madre mesenquimatosas mediante diferentes mecanismos moleculares y celulares implicados en la morfogenética dental; por eso diferentes opciones buscan facilitar el uso de dichas células como tratamiento clínico de la enfermedad periodontal y lesiones orales.

GORE-TEX Regenerative MembraneTitanium ReinforcedOral Health
GORE-TEX Regenerative MembraneOral Health

Regeneración Tisular Guiada (Membrana Regenerativa)

Autoinjertos Gingivales y Oseos

Cuando hay uno o varios dientes faltantes, una serie de cosas pueden suceder. Es importante entender que el hueso de la mandíbula es el que mantiene los dientes en su lugar. Las raíces de los dientes están rodeadas de hueso y unidas por otras estructuras; cuando no hay estímulo a través de la masticación, el cuerpo deja de enviar nuevas células al área que ya no es funcional, y como consecuencia el hueso se reduce; de este modo, si colocáramos una corona, ésta parecería más larga que todos los demás dientes.

Los injertos son utilizados como estimulación del hueso para enviar nuevas células que formen nuevo tejido óseo; cuando un hueso se rompe, las nuevas células reparan el área con hueso nuevo. Del mismo modo, el área donde se colocará un implante o un puente es estimulada con células que restablecerán la estructura ósea.

El injerto de hueso puede ser mínimo cuando se trata de un solo diente.

Los pacientes a quienes les faltan los molares superiores presentan a menudo una pérdida de hueso importante, que causa que los senos maxilares se vean afectados. El seno maxilar es una cavidad hueca que se encuentra justo por encima de los molares del maxilar superior. Cuando estos dientes se han perdido, si estamos planeando colocar implantes en la zona de los molares debemos considerar la estructura básica y preparar el suelo del seno, aumentando la profundidad y el ancho del hueso en esta área. Este procedimiento se denomina comúnmente como “elevación del seno maxilar”.

Un injerto de este tipo necesitará sanar por lo menos 4 meses antes de poder proceder a la colocación de los implantes en el hueso nuevo.